Fecha: 8 de septiembre de 2015 | 11:53 am

Reducir un 65 % las muertes por hepatitis B y C en los próximos 15 años

 

En la primer Cumbre Mundial de Hepatitis la OMS propuso a todos los países reducir un 65 % las muertes por hepatitis B y C en los próximos 15 años

Se celebró en Glasgow, Escocia, la Primer Cumbre Mundial sobre hepatitis, promovida por la Alianza Mundial de Hepatitis y la Organización Mundial de la Salud con el apoyo del gobierno de Escocia. Parte de sus objetivos fue instar a todos los países a establecer los mecanismos necesarios para reducir hasta un 65 por ciento las muertes por Hepatitis B y C en los próximos 15 años, y que causan aproximadamente el 80% de fallecimientos por cáncer de hígado.

Alrededor de 400 millones de personas viven actualmente con la hepatitis viral y la enfermedad reclama un estimado de 1,45 millones de vidas cada año, por lo que es una de las principales causas mundiales de muerte, pero la mayoría de las personas que viven con hepatitis viral crónica no son conscientes de su infección.

Los participantes en esta primera Cumbre Mundial de la Hepatitis instaron a los países a desarrollar programas nacionales para encaminar la  eliminación de la hepatitis viral como un problema de salud pública.
“Sabemos cómo prevenir la hepatitis viral, tenemos una vacuna segura y eficaz contra la hepatitis B, y ahora tenemos medicamentos que pueden curar a las personas con hepatitis C y el control de la infección por hepatitis B,” según el Dr. Gottfried Hirnschall, director de Global Hepatitis de la OMS Programa. “Sin embargo, el acceso al diagnóstico y el tratamiento sigue faltando o inaccesible en muchas partes del mundo. Esta cumbre es una llamada de atención para crear un impulso para prevenir, diagnosticar, tratar – y eventualmente eliminar la hepatitis viral como problema de salud pública “, tal como indicó.

La cumbre, co-patrocinado por la OMS y  la World Hepatitis Alliance, es la primera reunión mundial de alto nivel para centrarse específicamente en la hepatitis, que reunió a delegados de ONG´s y gobiernos de más de 60 países. El objetivo es ayudar a los países mejorar la acción para prevenir la infección de la hepatitis viral y garantizar que las personas que están infectadas se diagnostican y se les ofrece tratamiento. 

Asimismo, se  centró la atención en un enfoque de salud pública para esta patología y ser un foro central para que los países compartan sus experiencias y mejores prácticas para impulsar rápidos avances en las respuestas nacionales.

Los participantes de la cumbre emitieron una declaración con el objetivo de expresar su convicción de que la eliminación de la hepatitis viral es posible e instando a los gobiernos a trabajar con la OMS para definir y acordar metas mundiales para la prevención, diagnóstico y tratamiento.

En el marco de esta reunión, la OMS realizó el lanzamiento de un nuevo manual para el desarrollo y la evaluación de los planes nacionales de hepatitis virales . Los formuladores de políticas y otros actores clave en la reunión también discutieron el proyecto de Estrategia Global del Sector Salud de la OMS sobre la hepatitis viral, que establece objetivos para 2030. Los objetivos incluyen una reducción del 90% de los nuevos casos de hepatitis crónica B y C, una reducción del 65% en la hepatitis B y C muertes, y el tratamiento de 80% de las personas elegibles con hepatitis B crónica y las infecciones C.

“Esta cumbre pronueve que los países adopten las medidas prácticas necesarias a nivel nacional. Se han reunido aquí en Escocia a los grupos de  pacientes y la sociedad civil de todo el mundo para apoyar a los países en hacer esto. Podemos eliminar la hepatitis viral como una importante causa de muerte global, pero todos tenemos que trabajar juntos para hacer realidad esa visión “, indicó, por su parte, Charles Gore, presidente de la World Hepatitis Alliance.

Un número creciente de países están tomando medidas para hacer frente a la hepatitis viral, sin embargo, poner en marcha una respuesta bien financiado y global es un reto para muchos gobiernos que tienen una alta carga de enfermedades relacionadas con esta patología. En el África subsahariana y Asia del Este entre el 5-10% de la población está infectada crónicamente con hepatitis B. Las altas tasas de infecciones crónicas también se encuentran en la Amazonia y las regiones del sur de Europa oriental y central. La hepatitis C se encuentra en todo el mundo. Las tasas de infección son altos en África y en Asia central y oriental, y aproximadamente dos tercios de las personas que se inyectan drogas están infectados con la hepatitis C.

 En otros países como  Egipto, se ha aumentado considerablemente el número de personas que reciben tratamiento para la hepatitis C en los últimos años; otros como Georgia, se han fijado la meta de la eliminación de la hepatitis C; y Mongolia ha aprobado una estrategia integral para el control de la hepatitis viral.

Argentina es uno de los pocos países en América del Sur que cuenta con un Programa Integral para el control de las hepatitis desde el año 2012, sin embargo este programa aún no alcanza para diagnosticar a la mayoría de las personas que pueden tener hepatitis B o C y no saberlo y tampoco puede resolver aún el acceso a los nuevos tratamientos más eficaces para hepatitis C. Consideramos que si nuestros representantes del Ministerio hubieran asisitido a la Cumbre , podrían haber aportado hacia otros países la buena experiencia para combatir la hepatitis A y también enriquecerse con otras experiencias que ya han resuelto como aumentar el diagnóstico temprano y el acceso a nuevos tratamientos para controlar la hepatitis C.

Adaptación : Hepatitis 2000

 

Fuente:  Medicos y pacientes Nota completa

 

 

Comentarios cerrados.

Copyleft © 2010 Fundación HCV Sin Fronteras. Algunos derechos reservados.