Fecha: 16 de Febrero de 2017 | 5:55 pm

Tiene 30 años,cáncer de hígado por hepatitis C,por vivir en Camerún no recibirá tratamiento ni trasplante.

El cáncer como consecuencia de las hepatitis B o C no detectadas a tiempo y no tratadas, se siguen llevando vidas.Esta realidad se agrava en países como Camerún, donde el acceso a vacunas y tratamientos es imposible para la mayoría de las personas.

Una nota que cuenta la cruda realidad de las hepatitis virales crónicas,en un país lejos de América, pero lamentablemente, es una situación que se vive en muchos países de nuestra región.Tomemos conciencia

La realidad de un joven en Camerún, es similar a la que muchas personas enfrentan en África, Asia y América. HCV Sin Fronteras desarrolló proyectos de asistencia sanitaria en Diembering -Senegal ver aqui y sabemos las enormes y múltiples dificultades que enfrentan las personas para acceder a la atención sanitaria.

Nuestro proyecto en Diembering continua, el próximo objetivo es reunir recursos durante 2017  y llevar un ecógrafo al puesto de salud en 2018

Gracias a ONG´s y voluntarios,como en el caso de la  nota que compartimos a continuación o cuando desarrollamos nuestras acciones, las personas reciben atenciones y cuidados, pero es necesario el compromiso gubernamental en todos los países para evitar más muertes innecesarias.

Para hepatitis B hay vacunación que puede evitarla, así como tratamientos para su control y para hepatitis C hoy existen tratamientos que pueden curarla. Vacunación para hepatitis B, detección temprana y tratamiento para B y para C, evitarán más muertes innecesarias en todo el mundo.

El veredicto
Tres meses. Cuatro, máximo. El veredicto es unánime. Los doctores que miran la pantalla de la ecografía lo tienen claro. Es un tumor de gran tamaño. Un cáncer tan desarrollado que probablemente se haya extendido a la columna vertebral. De ahí que el paciente no pueda mover las piernas. Proviene del hígado, muy afectado por culpa de una hepatitis B y C. Caso terminal, lo trasladan a la unidad de hospitalización. El paciente es uno de los 2,2 millones de personas afectadas por este virus en Camerún, según datos del Ministerio de Salud. La coexistencia con el VIH, cuya prevalencia en el territorio nacional se sitúa en torno al 4,5% en una población de 22,25 millones —según el censo de 2013—, y el creciente consumo de alcohol son los culpables.

Una realidad común en muchos pueblos y países de África
Estamos en el centro de salud de Bikop, un pueblo de casas esparcidas entre la fecunda vegetación de un bosque ecuatorial con alrededor de 6.000 vecinos. Forma parte de la Misión de la Congregación Católica de las Esclavas del Sagrado Corazón de Jesús y el diagnóstico lo realiza Rosi García Martínez Peñalver, misionera española de 51 años. Junto a ella, la pareja francesa de médicos voluntarios Guillaume y Gwenole Martinot, de 35 y 33 años, respectivamente. El lugar, a unos 70 kilómetros al sur de Yaoundé, la capital, se ha convertido en referencia de cuidados paliativos, como los que va a recibir N. J. P., de 28 años, mirada de terror, palabra amputada y un bulto en la tripa sentenciándolo de muerte.

“Viene con líquido en el estómago”, explica Rosi García. En el último mes, es el sexto caso de hepatitis libre de VIH en el centro, aunque suela presentarse junto a él, ya que se transmite de la misma forma: por trasmisión sexual o de sangre y de madre a hijo en el embarazo. Se calcula que un tercio de los infectados de VIH a escala global también porta el virus de la hepatitis B, que, tanto como la C, ataca al hígado.  

Desde 2012, en Bikop se ofrece apoyo y seguimiento a estos pacientes. “En estos países donde no hay una seguridad social, todo se paga y no hay acceso a muchas de las terapias disponibles en otros lugares más desarrollados, los cuidados paliativos son la única alternativa a pacientes con patologías crónicas muy avanzadas y cada vez más prevalentes. Se intenta ofrecer una muerte digna sin dolor”, aseguran las hermanas.

La prevención y la cura dependen de los medios familiares y de una cultura de la enfermedad que, a veces, tiene más de creencia que de ciencia

A las dependencias del hospital se acercan a diario personas con estas enfermedades y, muchas veces, en convivencia con otras repentinas (paludismo, infecciones, patologías ginecológicas, etcétera). Apoyado por la fundación Recover y fundado hace 50 años, el centro de salud se erige puntero en detección, seguimiento y sensibilización sobre VIH. Por eso, entre otras cosas, recibe en torno a 1.200 pacientes al mes. “En los primeros 11 meses del año hemos tenido 14 tumores. Si es pequeño, se puede hacer una cirugía menor o mandar el paciente a una clínica más grande. Este último no puede ni extirparse de lo grande que está. Y cada vez se ve en gente más joven”, apostilla la hermana.

Como pandemia mundial, pero con mayor incidencia en África y Asia Central, la Organización Mundial de la Salud (OMS) cifra en 686.000 las muertes anuales por cáncer hepático causado por hepatitis B y unas 700.000 por dolencias relacionadas con la C. En ambos casos, la prevención y la cura dependen, en estos lugares, de los medios familiares y de una cultura de la enfermedad que, a veces, tiene más de creencia que de ciencia. “Primero, la gente tarda en venir; luego, no sigue el tratamiento. Y, por último, busca alternativas porque cree que es una maldición que alguien le ha echado”, expresa García Martínez Peñalver. Las transfusiones de sangre no seguras o la transmisión venérea desembocan en que la estimación de afectados hasta el pasado julio por la hepatitis B sea de 240 millones de personas y de entre 130 y 150 millones de C en el mundo.

“En nuestro centro, un 12% de los pacientes sufre de hepatitis B y un 1,3% de hepatitis C”, cuenta la directora del centro, la hermana y también médico Ana Gutiérrez. “Hay muchas infecciones en niños por transmisión vertical, es decir, de madre a hijo. Ahora empieza a cobrar interés nacional, pero nosotras llevamos tiempo detectando estos casos. Además, el incremento del consumo de alcohol agrava el estado del enfermo”.

La doctora Gutiérrez muestra unas notas sobre un aumento en el gasto en bebidas alcohólicas por parte de adolescentes, algo inaudito pocos años atrás. Y no hace falta mirar su cuaderno sino fijar la vista en el suelo. En las calles de Yaoundé o en los caminos arcillosos de extramuros, se acumulan miles de bolsitas de plástico mordidas y arrugadas. Contenían cinco centilitros de ginebra o whisky de hasta 43 grados. Fighter, King Arthur o Lion D’Or son los nombres elegidos para estos saquitos que la gente absorbe a diario desde por la mañana y que han causado un verdadero problema de salud en el país centroafricano. Una de estas marcas, Odontol, fue retirada del mercado el pasado mes de noviembre por estar vinculada con la muerte de 21 personas en un pueblo del este debido a una intoxicación alcohólica. Una gráfica de la ONU concluye que el 5,7% de la población tenía en 2010 graves desórdenes debido al consumo de alcohol.

Los exámenes de diagnóstico de la hepatitis C valen unos 460 euros, a los que se suman unos 180.000 para el tratamiento, en un país donde un salario mensual es de unos 100 euros de media

Los síntomas que comparten ambos trastornos son la fatiga, los dolores musculares, la fiebre baja o la orina turbia. Pueden desarrollarse de forma inminente o incluso seis meses después de contraerlos. De la inflamación del hígado por hepatitis B o C, en los casos crónicos, se pasa a una ictericia, traducida externamente en una coloración amarillenta de la piel por un aumento de la bilirrubina. Estos síntomas alertan de la enfermedad y de la posibilidad de que la persona pueda estar padeciendo cirrosis, que puede desembocar en cáncer. A lo que se enfrentan en Bikop no es solo a esta enfermedad, sino a los factores sociales, culturales y económicos del país, como la escasa costumbre de prevenir o de seguir el tratamiento, una realidad que entra en confrontación directa con los ritmos que imponen los Objetivos de Desarrollo Sostenible marcados por la ONU. En 2030 se deberían haber combatido la hepatitis y erradicados el VIH o la tuberculosis en el mundo.

Para lograrlo hay dos líneas de actuación: pedagogía y tratamiento. En el centro de salud de Bikop, la concienciación sobre hepatitis va muy ligada a la información sobre VIH. Un equipo de profesionales locales se encarga del programa de sensibilización, educación terapéutica y acompañamiento a las personas que viven con él. Cada día, la gente espera en un patio central su turno para las distintas consultas y servicios. Atienden por un precio reducido hasta 90 personas al día, por hora de llegada. En el laboratorio realizan las pruebas necesarias para el diagnóstico y seguimiento de todos estos enfermos y sus afecciones; en la sala de espera de la consulta prenatal explican temas relacionados con la salud de la madre y el bebé, entre ellos, cómo cuidar a las madres seropositivas y evitar la infección si son portadoras del VIH.

Edición: HCV Sin Fronteras

Fuente: elpais.com

No se realizaron comentarios sobre este artículo, se el primero!
Completa el siguiente formulario y dejanos tu comentario*

(*) Los comentarios serán revisados antes de su publicacion por un moderador.

Copyleft © 2010 Fundación HCV Sin Fronteras. Algunos derechos reservados.